Historia

Burbujas con mucha historia

En Sanmy decimos que nuestras burbujas tienen mucha historia porque, desde que empezamos a elaborar refrescos hace casi 125 años, han visto cambiar el mundo desde el interior de una botella. A lo largo de los años, nuestras intrépidas burbujas han acompañado a familias y amigos en sus mejores momentos y se han adaptado a los cambios sociales conquistando a las nuevas generaciones con sabores y propuestas innovadoras. Convertirse en las reinas del centro de la mesa ha sido toda una aventura. Descúbrela a través del siguiente timeline.

1895

El origen de Sanmy se remonta a 1895, cuando los hermanos Santiago y Francisco Puértolas llegan a Barcelona desde Huesca para cumplir el servicio militar. Poco después, empiezan a trabajar en una de las miles de fábricas de sifones y gaseosas que concentra la región en aquella época. Tras la muerte del dueño, deciden comprar el negocio y hacerse cargo de él.

Con la Guerra Civil la empresa es colectivizada. Cuando finaliza el conflicto, pese a que más del 80% de los activos han sido expoliados, Santiago Puértolas solicita la reapertura y logra salir adelante hasta pasar el testigo a manos de su hijo Francisco, ya en los años 50. En aquella época los consumidores comienzan a demandar nuevos sabores y nacen los primeros refrescos de naranja y limón.

1936

1960

En la década siguiente se produce un nuevo salto generacional. La empresa pasa a ser controlada por dos hermanos, Santiago y Miguel, que juegan con sus nombres a la hora de registrar una marca: Sanmy. En esta época, la compañía se introduce en el envasado de gaseosas para marcas de terceros. Esto abre las puertas a un nicho de mercado importante, puesto que en Cataluña cada región sigue conservando su propia marca de gaseosa.

En los años 80, los hermanos Puértolas unifican una parte del negocio que había quedado en manos de unos primos lejanos y recuperan la marca de sifón Geiser. Por otro lado, Sanmy opta por la diversificación y empieza a fabricar refrescos para marcas blancas de grandes superficies, un mercado copado hasta entonces por multinacionales.

1980

1992

El crecimiento de la empresa provoca la sucesiva ampliación de sus instalaciones. En 1992 Sanmy traslada su sede de Terrassa, adquiriendo una fábrica propiedad de La Casera. Se realiza una fuerte inversión en maquinaria y líneas de envasado. Este movimiento permite un desarrollo sostenido en términos de calidad y competitividad.

En los albores del siglo XXI, Sanmy revoluciona el mercado con un nuevo concepto de producto: el Supersifón Geiser. Se trata de un sifón de un sólo uso reciclable que se vende en supermercados. El lanzamiento es rápidamente respaldado por la crítica, obteniendo galardones como el prestigioso premio LAUS, y goza de una cálida acogida entre los consumidores.

2000

2006

Siguiendo las demandas del mercado, Sanmy lanza una gama de bebidas inspiradas en los cócteles que tradicionalmente se acompañan de sifón: los Tropicales Geiser. Nacen los sabores de Mojito, Margarita y Caipirinha, combinados listos para beber y sin alcohol.

Sanmy consolida su dominio del mercado introduciendo con éxito un número creciente de marcas extranjeras. En 2015 celebra sus 120 años con una gran fiesta a la que acude una amplia representación de autoridades, empleados, invitados y clientes.

2010

2020

La introducción en el mercado de marcas foráneas y el lanzamiento y distribución de productos de terceros gana peso como línea de negocio interna. Sanmy lidera la transición sostenible del sector con propuestas novedosas, orientadas al consumo responsable y a la reducción de la huella ecológica. Se cumplen 125 años desde el nacimiento de la compañía, con un crecimiento corporativo exponencial.

Compartir:
Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies pinchando "Más información".